Soleventus, renovando la energía

Energía solar renovable, capacidad instalada y solidaridad: triple impacto asegurado 

Ginger Ofmann, en su viaje por Francia a sus 15, nunca pensó que nueve años después fundaría una empresa junto a Olivier Doncker, el esposo de su prima segunda a quien visitó en esa oportunidad.

El destino quiso reencontrarlos en Argentina, país de origen de Ginger. Su pasión por la sustentabilidad y las energías renovables, los unió en charlas interminables, más allá de sus veinte años de diferencia. Hasta que dieron cuenta, en este ida y vuelta, que podían llevar estas tertulias a la práctica de un negocio concreto, con el objetivo final de llevar energía solar a los rincones de Argentina que más lo necesitan.

Así dieron vida a Soleventus, nombre proveniente del latín -sol y viento- “esta es la lengua madre que nos une a ambos, Olivier como francés y yo como argentina”, aclara Ginger.

Soleventus

Olivier agrega que “ambos estábamos decididos a querer emprender un negocio trabajando en energías renovables distribuidas y que aparte contuviera un plus socioambiental. Si bien las energías renovables distribuidas de por sí contienen un carácter ambiental, la forma de distribución y aplicación muchas veces no contempla los impactos ni sociales ni ambientales que pueda generar”.

Y este es un punto diferencial de Soleventus, además de vender los equipos que importa, brinda capacitación a distribuidores e instaladores, dejando capacidad instalada en la comunidad y brindando la oportunidad de una salida laboral.

Comenzamos a trabajar en la creación de la empresa en diciembre del 2014. El 2015 fue un año piloto, donde nos pusimos a punto en qué y cómo queríamos hacerlo, dándonos cuenta de que la simple comercialización de productos no era fiel a nuestra esencia”, explica Olivier.

Es por eso que a partir de abril de este año, entre los socios decidieron dedicarse 100% a este proyecto (hasta el momento lo habían hecho part time), y a la vez darle una vuelta de tuerca mayor al enfoque social y al trabajo en vinculación con las necesidades de Argentina. Ginger manifiesta que en esta nueva estrategia de abordaje, “comenzamos a hacer capacitaciones prácticas sobre instalación de equipamiento solar térmico, orientado a la generación de una salida laboral calificada, en el interior del país. Sumado a eso internamente participamos de los premios Mayma y del proceso de certificación de Sistema B, logrando cohesionar aún más los valores que nos unían y marcando un rumbo de crecimiento a nivel empresarial alineado con nuestras motivaciones de búsqueda personal.”

Soleventus estaba en etapa de start up cuando comenzaron con el proceso de certificación B. Los socios explican que la principal motivación que tuvieron fue el objetivo de “estandarizar y fomentar, desde los inicios, buenas prácticas internas con enfoque social y ambiental, y a la vez tener un lineamiento o un “protocolo” de acción sobre el desarrollo que estábamos teniendo”. Este proceso de certificación les sirvió además para basar el crecimiento de su empresa en valores comunes entre ambos.

Impacto ambiental y social asegurado

Destinar los ahorros de ambos y la decisión de ocuparse de lleno fueron las acciones que pusieron en marcha los socios para  hacer crecer a Soleventus , hace apenas ocho meses. Su primer viaje fue hacia Trenque Lauquen, localidad situada a 445 km, al Oeste de la Ciudad de Buenos Aires, en la Provincia de Buenos Aires. Allí dieron cuenta de la gran necesidad de la comunidad de contar con equipos solares térmicos (cabe aclarar que de acuerdo al último censo nacional del Indec, 2010, casi la mitad de los hogares argentinos (5,4 millones) no tienen acceso a la red de gas natural y deben calentar el agua para bañarse y cocinar, recurriendo a alternativas más costosas como las garrafas; o más riesgosas, como la leña o el carbón).

Ginger y Olivier aclaran que el equipo (un termotanque familiar, de 150 litros), tiene un costo actual de $10.000 y con instalación $15.000 (el cambio a la fecha de publicación en Argentina es $1=USD16,50). Además, explican que si el equipo está correctamente instalado y es bien manejado tiene una vida útil entre diez y quince años. Por ello, también tomaron la decisión de brindar capacitación y formar a instaladores, porque de esa forma también se aseguran la correcta instalación y uso del aparato.

Por otro lado, si bien es una inversión  importante, es comparativamente conveniente frente al gasto que realizan familias que consumen garrafas.  Lo más común es la garrafa de 10 kg, con tarifa “social” . Su precio por kilocaloría es 12 veces mayor que el precio del gas natural, y 8,5 veces mayor que la electricidad. “En zonas donde la alternativa es comprar garrafas, el repago de estos equipos se logra en dos años y tienen 15 de duración“, manifiesta Ginger.

El costado social

Solventus brinda cursos de capacitación. teórico y práctico, que duran un día y medio a plomeros, gasistas o calefaccionistas. Los futuros instaladores obtienen una nueva salida laboral y  llevan a la práctica los conocimientos adquiridos: ponen en marcha un equipo en una institución comunitaria que queda como donación, cerrando el círculo social de esta Empresa B. El objetivo para el próximo año será “trabajar más cerca de los municipios y de ONGs que promuevan la generación de trabajo local para darle un impulso a los cursos de formación”, adelantan los socios.

Este costado solidario que brindan a instituciones comunitarias que lo necesiten está subsidiada mediante donaciones locales de cañerías y materiales y de Soleventus.

Ginger y Olivier proyectan metas alcanzables y medibles: esperan poder llegar a más localidades del interior del país y vender cerca de 100 equipos para el 2017. ¡Les deseamos lo mejor!

¿Qué es y cómo funciona la Energía Solar?

Existen dos tipos de tecnologías de energía solar: por un lado, la energía solar fotovoltaica que funciona a través de un efecto fisicoquímico del silicio (u otros materiales). Una vez que la radiación impacta contra la superficie del panel se genera una corriente eléctrica que luego se utiliza (transformada o no) para el consumo en los diversos dispositivos eléctricos y electrodomésticos.

Por otro lado, encontramos a la energía térmica, que aprovecha la energía calórica del sol concentrando dicho calor mediante colectores solares: superficies con alto poder de absorción, que suelen tener una pintura negra y/o selectiva, donde se busca intensificar ese fenómeno mediante un efecto invernadero. Luego se maximiza esa acumulación de calor evitando pérdidas a través de aislantes térmicos. En el caso de los equipos de Soleventus son tubos de vacío.

Info Institucional    

Soleventus ofrece productos y servicios de energías renovables, especializándose principalmente en energía solar.

Buscamos que nuestro desarrollo genere un impacto ambiental, económico y social a través de acciones concretas y replicables en todo el país.

Nuestra misión es solucionar el acceso a la energía mediante métodos de generación renovables.

http://www.soleventus.com

Atributos B de Soleventus

Honestidad y transparencia

Trabajo en equipo y mediante desarrollo de redes

Capacitación y aprendizaje constante

Transmisión del conocimiento

Acciones basadas en valores socioambientales

Calidez humana

Historias B es un ciclo desarrollado por Sistema B y Flor de Historia para dar difusión y visibilidad a Empresas B de Argentina.

WRITE A COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *